Escuchala online

Día Mundial de la Hipertensión

El Ministerio de Salud de la provincia adhiere al lema “Presión Arterial Saludable. Latidos Saludables” con el que este año se conmemora el 17 de mayo el Día Mundial de la Hipertensión Arterial.

Sobre esta patalogia el Jefe de la División Cardiovascular del Servicio de Cardiología del Hospital Interzonal San Juan Bautista, Guillermo Acosta, señaló que "la hipertensión arterial (HTA) es una enfermedad crónica caracterizada por un incremento continuo de las cifras de la presión sanguínea en las arterias; y aunque no existe un umbral estricto que permita delimitar el límite de riesgo, se acepta que un individuo padece HTA cuando sus cifras de presión sistólica, lo que se conoce como la alta o maxima, superan los 140 mmHg o sus cifras de presión diastólica, la baja o minima, son mayores de 90 mmHg medidos de forma ambulatoria en dos determinaciones separadas".

Acosta agregó que "está enfermedad es muy prevalente en nuestra población -40.6% a nivel nacional y 35.8% en Catamarca- siendo causa de un número elevado de muertes y enfermedades graves". 

El Jefe del Servicio de Cardiología destacó que "la HTA es una patología que no duele, por lo que se hace difícil la tarea de concienciación de la importancia de  los controles frecuentes que deben realizarse las personas". 

En nuestro país, estudios muestran que un tercio de los hipertensos desconoce su condición y, de aquellos diagnosticados, poco más de la mitad recibe tratamiento; a su vez solo la mitad de éstos se encuentra con su presión arterial controlada. Al respecto, Acosta señaló que "en conclusión solo 1 de cada 5 hipertensos está adecuadamente controlado". 

"Cuando un paciente es diagnosticado de HTA, su médico de atención primaria valorará el tratamiento más adecuado, limitándose a las recomendaciones higiénico-dietéticas, es decir pérdida de peso, programas de ejercicio, disminuir ingesta de sal, en los casos más leves; añadiendo a estas el tratamiento farmacológico en los casos más graves o en aquellos que presenten datos de afectación orgánica por la misma, por ejemplo cardiopatía hipertensiva o insuficiencia renal", remarcó.

Por último, el especialista concluyó que "la detección precoz de la misma así como la instauración de un tratamiento correcto es esencial, no solo para mejorar la calidad de vida de los pacientes sino también para disminuir considerablemente los costos sanitarios derivados de las consecuencias de la misma".

Comentarios Libres