Escuchala online

"Reynoso es ajeno a las acusaciones que se le atribuyen"

El juez federal Miguel Ángel Contreras desestimó la acusación contra el fiscal federal de Primera Instancia, Santos Reynoso, quien había sido sindicado del delito de 'tráfico de influencias' (pedir coimas) para beneficiar a un interno procesado por narcotráfico

 La investigación había sido solicitada por el fiscal del Tribunal Oral, Criminal, Federal (TOCF), Rafael Vehils Ruiz a raíz de un testimonio brindado por el abogado tucumano Gustavo Morales al momento de declarar en la causa Kunz-Valdez y en la que comprometió a Reynoso.
 

"Todas y cada una de las pretendidas evidencias quedaron desvirtuadas, no porque no hayan tenido lugar los hechos, sino porque todo demuestra que el Dr. Reynoso no tuvo participación alguna en los mismos", señala la resolución del juez federal Miguel Ángel Contreras.

En la resolución Contreras señaló que, en base al cúmulo de elementos reunidos, arribó al "pleno convencimiento respecto a la existencia de una certeza negativa frente al hecho por el cual se acusa al Dr. Santos Reynoso y que resulta ajustado a la prueba rendida que el funcionario de mención se encuentre involucrado en hechos de tan antijurídico y gravísimo carácter", puntualiza.

En el marco de la investigación, el Juzgado Federal agotó todas las medidas probatorias que consideró pertinentes y útiles "aceptado y produciendo todas las diligencias requeridas tanto por el Fiscal Federal del Tribunal Oral de Camara Federal como las de las querellantes".
Se tomaron distintas declaraciones testimoniales que, analizadas, "conjugadas y valoradas a la luz de la sana crítica racional permiten inferir, como antes se adelantara, la ajenidad del Fiscal al hecho que se le atribuye".

Entre esos testimonios se encuentran el de la madre del interno del penal, de familiares de éste, el de un individuo de apellido Quiroga, con antecedentes en hechos de estafas, de un profesional de la salud, de una abogada, entre otros.

Entre esos testimonios, el de Nolberto Córdoba es el que aclaró aún más la pesquisa. Describió y relató antecedentes vividos con Miguel Quiroga, procesado por estafa, quien declaró y se hizo cargo de que fue él quien se hizo pasar por el fiscal Reynoso y se comunicó con la madre del interno Córdoba para pedirle dinero. Alrededor de 2.000 pesos, coincidente con lo declarado por la mujer.

En ese contexto, en su resolución, el juez señaló que a las claras se observó la existencia de una "maniobra defraudatoria que generó la imputación del fiscal con todo el daño que ello conlleva afectando su buen nombre y honor, pues se trata de un funcionario público con más de 25 años de trabajo honesto, padre de familia y miembro de la comunidad que desarrolla una activa vida de servicio".

Así, analiza el juez, "la señora Aída Aranda fue, al igual que el fiscal Reynoso, víctima de la estafa pergeñada por Quiroga, quien asumiendo la identidad del fiscal Reynoso obtuvo de su parte dinero a cambio de supuestos beneficios para su hijo, beneficios que nunca fueron solicitados por el fiscal".
 

Comentarios Libres