River cumplió con el trámite y sigue camino a los octavos de final

Actualizado: 12 abril, 2024

Ganó bien River, con pocos sobresaltos, pero no dejó demasiado margen para el elogio. Ante un rival con historia, pero con discreto presente, como Nacional de Montevideo, el Millonario se impuso 2-0 en el Mas Monumental, pero dejó dudas en cuanto a su funcionamiento, como ya había ocurrido días atrás en el mismo escenario ante Rosario Central.

Claudio Echeverri, en la primera parte, y Facundo Colidio, sobre el final del encuentro, le dieron la victoria al equipo que orienta Martín Demichelis, que mirá desde arriba a todos sus adversarios del Grupo H, como uno imaginaba que debía ser tras el sorteo realizado en la sede de la Conmebol.

No sufrió pero le costó liquidar el partido ante un oponente que volvió a desnudar falencias en su estructura defensiva. Pero, al final se llevó los tres puntos y podrá poner tranquilo la cabeza en la fecha final de la Copa de la Liga Profesional en la que se jugará la clasificación ante Instituto en Córdoba el próximo lunes. Después llegará el turno de visitar a Libertad de Paraguay el miércoles 25 en la continuidad de la Copa.

Nadie puede dudar que River tiene el mejor plantel del fútbol argentino, pero en la noche del jueves a sus talentosos jugadores no les salieron las cosas del todo bien. Y el equipo mostró falta de equilibrio por momentos. Esta vez no le costó, pero en la etapa de cruces, a la que el Millonario tendría que arribar sin problemas, le puede salir muy caro.

El conjunto de Núñez mostró su mejor versión en el primer cuarto de hora. Presionó bien arriba, monopolizó la pelota y se puso en ventaja con un lindo gol de Echeverri, quien tomó la pelota a 30 metros del arco y sacó un derechazo bajo que se metió junto al palo del arco uruguayo.

Parecía que River abría el partido, pero si hasta ahí había llegado en un par de ocasiones más, de ahí en adelante bajó la intensidad y de a poco Nacional se fue animando a salir de su campo. Y nuevamente quedó en claro que el equipo de Martín Demichelis es una cosa cuando ataca y otra cuando defiende más cerca de su arco.

Por eso, de a poco el Bolso se arrimó y tuvo dos claras para arribar al empate, ambas en los pies del nigeriano Christian Ebere, quien primero remató muy mal y la pelota se fue a dos metros del arco y luego perdió en un mano a mano con Franco Armani.

Repuntó un poco el local en el cierre de la primera etapa y estuvo cerca de anotar el segundo con un disparo del chileno Paulo Díaz que se fue bastante cerca. Así se fueron a los vestuarios con River imponiendo condiciones por la mínima.

Los primeros 20 minutos de la parte complementaria fueron del elenco uruguayo, quie salió rápido y manejó la pelota ante un adversario que no le encontraba la vuelta: se mostraba sumamente impreciso cuando atacaba y defendía mal. Sin embargo, Armani pasó pocos sofocones y siempre respondió.

Recién en los quince finales y el descuento, River encontró algo más de fútbol, en gran parte porque la visita se fue quedando sin piernas. Pero tuvo que esperar hasta la penúltima acción del partido para liquidar el pleito. Una buena contra, terminó con un centro de Esequiel Barco para Colidio que cabeceó al gol y puso las cosas en su lugar.