Inflación de mayo: cuáles fueron los rubros que más aumentaron en el quinto mes del año

Actualizado: 14 junio, 2024

El nivel general del Índice de precios al consumidor registró un alza mensual de 4,2% en mayo de 2024, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), y la inflación fue dispar en los diferentes rubros.

A nivel de las categorías, Estacionales (7,2%) lideró el incremento, seguida por Regulados con la ayuda de posponer tarifas (4,0%) y el IPC Núcleo (3,7%).

La división de mayor aumento en el mes fue Comunicación (8,2%), por las subas en los servicios de telefonía e internet. Le siguieron Educación (7,6%), por incrementos en todos los niveles educativos, y Bebidas alcohólicas y tabaco (6,7%) por la suba en los cigarrillos.

La división con mayor incidencia en todas las regiones fue Alimentos y bebidas no alcohólicas (4,8%), donde se destacaron los aumentos de Verduras, tubérculos y legumbres; Leche, productos lácteos y huevos; y Aceites, grasas y manteca.

Las dos divisiones que registraron las menores variaciones en mayo fueron Salud (0,7%), por bajas en las cuotas de medicina prepaga, y Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles (2,5%).

El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) preveía que la inflación de mayo fuera del 5,2%. El resto de las consultoras privadas esperaba también que la cifra estuviera entre el 4 y 5%. Por ejemplo, EcoGo proyectaba un 4,9%, C&T Asesores económicos, 4,6% y la Fundación Libertad y Progreso, 4,3%.

Las proyecciones de las consultoras privadas prevén una aceleración para junio. Sería principalmente por la suba de tarifas de gas, electricidad, agua, combustibles y prepagas.

Por su parte, la inflación en la Ciudad de Buenos Aires llegó al 4,4% en mayo y fue el dato mensual más bajo desde febrero de 2022. En tanto, el aumento anual fue de 280,9% y en los primeros 5 meses acumuló una suba de 80,2%.

Los aumentos registrados fueron Alimentos y bebidas no alcohólicas (4,8%), Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (4,8%), Restaurantes y hoteles (5,7%), Transporte (5,2%) e Información y comunicación (7,7%)”. En particular, “los Bienes registraron un alza de 3,8% y los Servicios de 4,8%.

La actividad económica disminuyó un 8,4% en abril en comparación con el mismo mes del año anterior, según el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE). Este problema afecta a todos los sectores, pero el gastronómico se encuentra entre los más perjudicados.

La disminución del consumo se da en un contexto económico muy complicado, con una caída del 5,3% en el nivel de actividad durante el primer trimestre, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Este fenómeno se refleja en el comportamiento de las personas, que optan por reducir las salidas a comer y destinar ese dinero a necesidades más prioritarias o simplemente recortan los gastos en entretenimiento, una tendencia común en tiempos de crisis.

Estas decisiones tienen un impacto significativo en los datos económicos. Por ejemplo, el índice de ventas minoristas de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) registró una caída del 22,1% en lo que va del año, lo que evidencia la creciente complejidad de la situación económica para los argentinos.

Este panorama afecta especialmente al sector gastronómico, uno de los más perjudicados, con una disminución del consumo de entre el 25% y el 30%, según datos no oficiales, y con algunos locales que se vieron obligados a cerrar.

Además, los incrementos en los costos de alimentos y servicios agravan la situación para los empresarios de restaurantes, que enfrentan uno de los mayores desafíos en términos de consumo.